Fundación RED
DONAR AHORA
EL TURISMO SEXUAL

EL TURISMO SEXUAL

El turismo sexual es un problema social escondido que viene extendiéndose en el mundo. Radica en personas que en forma inescrupulosa viajan exclusivamente a un país o aprovechan sus viajes domésticos o regionales por cualquier motivo, para mantener relaciones sexuales con personas del lugar.

El enorme problema es que la población más buscada por esta laya de turistas es el de los niños, niñas y adolescentes.

De esta forma la explotación infantil se desarrolla con más intensidad en países en desarrollo y los demandantes pueden ser locales o extranjeros proveniente de lugares con una menor presión social y jurídica sobre los pedófilos y explotadores.

Se puede incluir varios aspectos por los cuales puede existir el turismo sexual en niños, niñas y adolescentes.

Por pobreza: los argumentos por los que los niños, niñas y adolescentes pobres son vulnerables a ser víctimas de estos abusos, es la miseria abierta en poblaciones enteras que no tienen recursos para sobrevivir, además, en ciertas sociedades se conservan ciertos esquemas culturales que no condenan este tipo de prácticas.

No siempre los niños, niñas y adolescentes son ofrecidos por sus familiares, existen muchas redes de prostitución infantil en el mundo que engañan o secuestran niños, los someten por medio de sustancias psicoactivas o hacen uso de la violencia física, psicológica, para poder explotarlos sexualmente casi siempre fuera de su lugar de origen.

Por internet: los explotadores sexuales forman parte de complejas redes nacionales e internacionales que utilizan la internet para difundir información sobre los sitios ideales para este tipo de actividad y cómo planear el viaje. Se han dado casos de organizaciones de explotación de menores de edad que se escudan detrás de fachadas aparentemente legítimas para realizar sus actividades.

En Colombia la violencia, el narcotráfico y el desplazamiento incentivan la explotación sexual comercial infantil en el turismo. Para su enganche los proxenetas se mueven en zonas de invasión, plazas de mercado y sectores populares donde los niños y niñas son más vulnerables.

“Entre 2016 y los primeros cinco meses del 2018, el ICBF abrió 688 procesos administrativos para restablecerle los derechos a las niñas, niños y adolescentes explotados sexualmente en el país, siendo Bogotá una de las regiones donde mayor número de casos se presentan con 145, seguido de Antioquia 112, Bolívar 56, Valle del Cauca 50, Atlántico 38, Córdoba 37, Caldas 32, Risaralda 31, Meta 21, Huila 19, Cundinamarca 18, Madalena 18, Tolima 16, Cesar 14, Boyacá 12, Amazonas y Nariño con 11 cada uno, Cauca y Quindío con 7 casos cada uno, Santander y Sucre con 6 casos cada uno, Caquetá y La Guajira con 5 casos cada uno, Guaviare y Norte de Santander con 3 casos por departamento, Chocó y Putumayo con 2 casos por departamento y un caso en Arauca”.[1]

 

Factores de riesgo

Algunos factores de riesgo de la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes se presentan de la siguiente manera:

 

 

 

 

ECONÓMICOS

·         Precarias condiciones de vida.

·         Marginalidad.

·         Escasos ingresos económicos.

·         Consolidación de la trata de personas con fines sexuales como el tercer negocio ilícito de mayores ingresos.

·         Alta comercialización por redes informáticas de material pornográfico elaborado con niños, niñas y adolescentes.

·         Desempleo

 

 

PERSONALES

·         Historia de abuso sexual.

·         Pobre red de  apoyo de la víctima.

·         Expulsión escolar.

 

 

 

SOCIALES

·         Violencia intrafamiliar.

·         Demanda  de los “clientes” y  de los explotadores.

·         Socialización de una cultura de violencia y autoritarismo.

·         Inequidades de género.

·         Consumo de sustancias psicoactivas.

·         Difusión de valores consumistas.

·         Apropiación de falsas creencias relacionadas con las actividades sexuales con menores de edad.

·         Concepciones erradas acerca del explotador.

 

CULTURALES

·         Cultura patriarcal.

·         Alta tolerancia de la sociedad ante el delito.

·         Culpabilizarían de la víctima.

·         Legitimación de la utilización de los niños y niñas en el turismo.

 

POLÍTICOS

·         Sistemas débiles en la protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

 

El turista sexual se presenta en dos formas, a saber:

Turista sexual situacional:

  • Realiza el abuso como forma experimental o bajo al anonimato, la impunidad de ser turista.
  • No tiene una inclinación sexual exclusiva hacia los niños y niñas y en general es un turista sexual al que se le presenta una oportunidad de interactuar sexualmente con un menor de 18 años y utiliza la situación.
  • La gran mayoría del turista sexual infantil pertenece a esta categoría.

Turista sexual preferencial:

  • Tiene una preferencia sexual activa hacia los niños y niñas.
  • Tiene la capacidad de sentir atracción sexual por adultos, pero busca activamente a los menores de 18 años.
  • En general busca adolescentes o púberes[1]

 

“En Colombia, el delito de prostitución en menores de 18 años está penalizado bajo la Ley 599 de 2000 – Código Penal, y discriminado en varios delitos que hacen referencia a la explotación sexual (capítulo IV) como, inducción a la prostitución (artículo 213), proxenetismo con menor de edad (artículo 213A), estímulo a la prostitución (artículo 214), estímulo a la prostitución de menores (artículo 217), y demanda de explotación sexual comercial de persona menor de 18 años (artículo 217A) (ver Anexo 1 – Consideraciones del Código Penal frente a la Explotación Sexual)”.[2]

Por todo esto a el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la ley le ha delegado la tarea de adelantar las respectivas estrategias de sensibilización e información sobre el fenómeno del turismo sexual con niños, niñas y adolescentes, y deberá solicitar para tal efecto la participación no solo de los prestadores de servicios turísticos, sino también de los sectores comerciales asociados al turismo. Al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar –ICBF- le corresponde integrase a estas actividades, a fin de asegurar la articulación de tales estrategias con el Plan Nacional para la Erradicación de la Explotación Sexual Comercial de niños, niñas y adolescentes.

La explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes es un delito que no debemos ignorar, por lo cual no consintamos que la inocencia de nuestros niños siga siendo objeto de lucro de algunos pocos que con indolencia destruyen su futuro, pues ellos y ellas tienen derecho a llevar una vida sana y feliz.

 

Fuentes

[1] Revista Fundación Red “Red por los niños”(2008)

[2] INSTITUTO COLOMBIANO DE BIENESTAR FAMILIAR Observatorio del Bienestar de la Niñez (ECPAT International es una red global de organizaciones que trabajan en contra de la prostitución, la pornografía y el tráfico de niños, niñas y adolescentes con fines sexuales (ECPAT International, 2014).

[3] https://www.icbf.gov.co/noticias/la-explotacion-sexual-de-ninas-ninos-y-adolescentes-no-es-turismo-es-un-crimen-karen  INSTITUTO COLOMBIANO DE BIENESTAR FAMILIAR

Fundación Red

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *