Fundación RED
DONAR AHORA
LA NEGLIGENCIA INFANTIL, MÁS COMPLEJA DE LO QUE PARECE.

LA NEGLIGENCIA INFANTIL, MÁS COMPLEJA DE LO QUE PARECE.

Los tipos y características que debes conocer.

En nuestra publicación anterior abordamos de modo general el tema de la negligencia con el fin de iniciar un reconocimiento de la misma y de informar a nuestros lectores de forma concreta lo que esto significa. Cerón y Gallardo (2002), afirman que es fundamental informarse sobre este tema ya que es una forma del maltrato desconocido por los servicios de protección y la literatura científica. La complejidad que caracteriza a este fenómeno permite reconocer la importancia de tener una claridad sobre los tipos de negligencia que pueden presentarse en las familias, en donde los niños son los principales afectados. En esta ocasión compartiremos con ustedes los tipos de negligencia que pueden presentarse en los hogares.

Para realizar esta clasificación, Lago (s.f) nos comparte en su artículo “Negligencia o descuido” una manera de tipificar esta situación. De allí se pueden rescatar los siguientes tipos:

Ambientes físicos inadecuados: Hace referencia a hogares inapropiados, es decir, que su estructura puede ser peligrosa para los niños, o que la cantidad de personas (incluyendo animales) que la habitan es muy alta. También se refiere a aquellas condiciones de la habitación que pueden hacerlos más propensos a sufrir cualquier tipo de abuso, por ejemplo, el hecho de compartir la cama, ya que la habitación debe proveer al niño de los límites, la protección y la privacidad que necesita.

De la misma forma, se incluyen las condiciones sanitarias, es decir, el aseo general de la casa, el almacenamiento adecuado de los alimentos, el baño de los niños y el control de insectos y roedores dentro de la vivienda.

Riesgos ambientales: Aquí se incluyen los riesgos por quemaduras, los cuales se presentan en hogares donde se almacenan combustibles cerca de materiales inflamables. También se puede resaltar el almacenamiento de drogas y químicos y el cuidado de la temperatura del agua o de cualquier elemento que pueda causar quemaduras en los niños.

Cuidados inapropiados de los niños: Dentro de estos cuidados se reconoce la falta de alimentación nutritiva y balanceada, la falta de atención a la salud del menor y la falta de supervisión, sumado a los largos periodos en los que los niños permanecen solos o pasan mucho más tiempo con la niñera que con sus padres.

Negligencia en el acompañamiento a los procesos de desarrollo de los niños: Esta hace referencia en gran parte a todo lo relacionado con la educación del menor, es decir, no llevar al niño al colegio o por el contrario exigirle cosas superiores a sus capacidades con el fin de cumplir con las expectativas sociales que se manejan sobre lo que debe ser un “buen padre” o “buen hijo”. También puede referirse a la negligencia emocional, que puede entenderse como el rechazo o la indiferencia hacia el niño cuando necesita apoyo o ser escuchado.

Abandono: Se entiende como el mayor tipo de negligencia posible, el cual se da con frecuencia en padres que tienen dificultades económicas o donde predominan situaciones como alcoholismo, promiscuidad o drogadicción. Partiendo de esta idea, se rescatan algunos tipos de abandono como el maltrato al niño en proceso de gestación; el abandono emocional que se da cuando los padres habitan en la casa pero no proveen de afecto a sus hijos y las situaciones de abandono potencialmente fatal, que pueden comprenderse como aquellas situaciones en la que los padres o cuidadores abandonan al niño en un lugar donde pueda ser encontrado por otra persona. Según el autor, esta es la modalidad de abandono más frecuente en Colombia. (Lago, s.f)

Otros tipos de abandono constituyen la expulsión del hogar, el rechazo de custodia por parte de los padres y el abandono con necesidades físicas satisfechas por otros, este último se presenta cuando otras personas diferentes a los padres asumen el rol de cuidadores, lo que ocasiona que muchas veces los niños sean remitidos a hogares de protección.

Teniendo en cuenta lo anterior, como fundación, queremos que los padres y cuidadores tengan conocimiento sobre estas situaciones que muchas veces pasan desapercibidas y que por lo tanto no permiten dimensionar el impacto negativo y las consecuencias que tienen en el desarrollo de los niños. Por esta razón, nuestro trabajo está enfocado en la prevención, detección y denuncia de estas situaciones para que cada vez sean menos los menores afectados.

Durante nuestra trayectoria hemos implementado una serie de talleres formativos que ayudan a los niños, jóvenes, padres de familia y cuidadores a identificar no solo esta sino muchas situaciones de maltrato para que así sea posible prevenir y denunciar estos hechos. Te invitamos a que nos sigas en nuestras redes sociales para informarte y participar de estos encuentros, de esta manera no solo te convertirás en un padre experto en la crianza de tus hijos sino que también ayudarás a evitar que estos hechos se sigan cometiendo.

 

Referencias:
Lago, G.(s.f). Negligencia o descuido. CCAP. 5(3), 31-41. Recuperado de: https://scp.com.co/precop-old/precop_files/modulo_5_vin_3/31-41%20Negligencia%20o%20descuido.pdf

Luis Pachón

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *