Espacios y situaciones de riesgo


El riesgo del abuso dentro de los hogares.

Empezamos un nuevo mes con un tema muy importante que queremos compartir con ustedes. En ocasiones podemos llegar a pensar que un abuso sexual infantil puede ocurrir en situaciones o lugares muy lejanos a nuestra cotidianidad, pero esa no es nuestra realidad.

El abuso sexual infantil está más cerca de lo que creemos y en situaciones que nunca pensaríamos puedan representar un peligro para nuestros niños. Son precisamente estos espacios cotidianos, en los que el abusador prepara su encuentro con los menores. Por eso, hoy queremos mostrarte algunas situaciones de riesgo dentro de los hogares y las familias para que así puedas detectarlas y convertirlas en un espacio seguro para los niños.

En primera medida, hablaremos de las viviendas en situación de hacinamiento como una situación que en muchas ocasiones puede representar un riesgo para los niños y niñas: en casas donde conviven varias familias, el baño por ejemplo, se convierte en un espacio compartido entre ellas. Es por esto que en ocasiones en las que el niño/a se entra a bañar no se asegura su privacidad, y en el momento que se dirija a su habitación a vestirse o incluso antes, puede ocurrir un abuso sexual.

Otra situación de riesgo relacionada con el hacinamiento, corresponde al hecho de compartir camas y dormir con familiares, bien sea padres, tíos, hermanos, entre otros. Esto representa un peligro para los niños, ya que en muchos casos el abusador puede usar esta condición para iniciar los tocamientos hacia el menor.

Por otra parte, el consumo excesivo de alcohol es un peligro potencial para los niños y niñas, puesto que en muchos casos, cuando un adulto se encuentra en estado de embriaguez, presenta reacciones de tipo violento hacia su familia, lo cual incluye un posible abuso sexual hacia cualquier miembro de la misma.

Aquí cabe resaltar que los eventos o reuniones familiares son algunos de los espacios que algunas veces pueden ser una amenaza para el niño, porque en estos espacios el abusador aprovecha el hecho de que los padres puedan estar distraídos u ocupados en alguna actividad y puede dirigirse con el niño hacia algún espacio de la casa para “jugar” o llevarlo a “dar una vuelta” y de esta forma comete el abuso sin que sus familiares se den cuenta.

Otro aspecto familiar que aumenta la probabilidad de que se presente un abuso sexual infantil, es en familias donde hay dos o más hijos y el hermano mayor se encarga del cuidado de los más pequeños. Lo anterior representa un peligro para ambos, ya que en cualquier momento una persona desconocida o vecino puede golpear a la puerta y hacer daño a los niños. Es un error pensar que el hermano mayor tiene todas las herramientas o habilidades para proteger al más pequeño, ya que en una situación de estas, ninguno de los dos está en la capacidad de defenderse.

Por otra parte, la falta de comunicación o la comunicación violenta entre los miembros de la familia es un factor de riesgo, no solo porque el niño aprende y asume que esa es la manera de relacionarse con su mundo, sino porque también aceptará los comportamientos, actitudes o palabras de este tipo que pueda tener otra persona hacia él. Además de esta última afirmación, la falta de espacios de comunicación padre-hijo aumentan la posibilidad de que el niño/a decida que el silencio es la mejor alternativa para evitar problemas y que lo mejor es no hablar de las situaciones o personas que le generan incomodidad, tristeza, miedo, o rabia.

Finalmente, podemos resaltar la falta de información y educación sobre temas de índole sexual a nuestros hijos, ya que cuando no fomentamos en nuestros hogares la importancia del respeto por la privacidad, por el cuerpo, el reconocimiento de las partes íntimas y de los peligros que hay en la sexualidad como (embarazos tempranos, enfermedades de transmisión sexual, entre otros), que afectan a nuestros hijos, difícilmente sabrán cómo detectar y reaccionar ante situaciones de alarma que puedan exponerlos a un posible abuso sexual.

En FUNDACIÓN RED consideramos que la mejor forma de prevenir es a través de la educación. Por eso, todos nuestros esfuerzos están encaminados a informar y sensibilizar a padres, cuidadores y niños sobre el abuso sexual infantil, pues reconocemos que este delito deja huellas que afectan la calidad de vida de quienes lamentablemente son víctimas de este hecho.

Te invitamos a visitar nuestra página web y nuestras redes sociales. Queremos formar cada vez más #PapasExpertos.

Comments are closed.