Síndrome de alcoholismo fetal

Una copa que hace daño.

El Síndrome de Alcoholismo Fetal (FAS, por sus siglas en inglés), es una condición que afecta una gran cantidad de niños, niñas y adolescentes en el país. Sin embargo, es una situación que aún no ha sido visibilizada en términos del impacto que tiene para la calidad de vida de los niños que la padecen y sus familias. Por eso, hoy en Fundación Red queremos comentarles algunas generalidades sobre este síndrome, su prevención y su tratamiento.

Cuando hablamos del síndrome de alcoholismo fetal (FAS), entendemos este último como aquel efecto que se manifiestan en los individuos cuyas madres consumieron alcohol durante el embarazo. Su estudio inició en 1973, donde a través de varias investigaciones sobre defectos del nacimiento se identificaron ciertas características y alteraciones que se evidenciaban en los hijos de madres alcohólicas, a lo que denominaron síndrome de alcoholismo fetal. (Jones et al., 1973). El FAS se encuentra dentro del Espectro de Trastornos del Alcoholismo Fetal y su diagnóstico se basa en la presencia de cuatro criterios principales:

  1. Anormalidades faciales: Dentro de los rasgos principales que caracterizan a las personas con síndrome de alcoholismo fetal se encuentran el surco nasolabial liso, es decir, el área entre la nariz y el labio superior. Adicionalmente se presenta una apertura horizontal del ojo más pequeña de lo normal y los epicantos, que son unos pequeños pliegues ubicados cerca del lagrimal, sumado a un puente nasal aplanado y ancho. A continuación les compartimos una imagen que expone las principales anormalidades faciales de los niños con Síndrome de Alcoholismo Fetal.

 2. Déficit de crecimiento, es decir, que los niños o niñas que presentan síndrome de alcoholismo fetal tienen un peso o una altura más baja que el promedio.

 3. Anormalidades en el sistema nervioso central, las cuales se evidencian en las dificultades para la regulación de la conducta, en la memoria, el lenguaje y el aprendizaje. Se produce una serie de trastornos como la epilepsia y los trastornos compulsivos y también se presentan algunas anormalidades en el desarrollo sensorial y de habilidades motoras, sumado a  alteraciones en el desarrollo de las neuronas cerebrales, el cuerpo calloso y de los ganglios basales.

De igual forma pueden presentarse dificultades en el aprendizaje verbal o en el desarrollo del lenguaje y alteraciones en términos de la memoria y de la concentración, situación que afecta el rendimiento académico del menor. También se pueden presentar dificultades en el desarrollo de habilidades cognitivas y motoras y en la vida adulta pueden evidenciarse dificultades en términos de trastornos como la depresión o la psicosis.

 4. Antecedentes de exposición al alcohol.

Adicionalmente,  es importante tener en cuenta que el consumo de alcohol durante el embarazo aumenta la posibilidad no solo de presentar FAS o de un retraso mental, sino de un riesgo de aborto espontáneo, sumado a un nacimiento prematuro y a la mortinatalidad. También pueden desarrollarse algunas anormalidades en el desarrollo de los órganos, cardiopatías congénitas o dificultades en el desarrollo de las estructuras óseas. 

Para entender el impacto del consumo del alcohol durante el embarazo, es importante entender que cuando la madre consume esta sustancia, el alcohol al ser un teratógeno, es decir, una sustancia que puede causar malformaciones, pasa a la placenta y por ende a la sangre del bebé, causando daños al cerebro y otros órganos, en tanto que altera las síntesis de proteínas, altera el ADN y no permite que el feto reciba los nutrientes que necesita para desarrollarse adecuadamente.

Por otra parte, es importante recalcar que en el diagnóstico del síndrome de alcoholismo fetal, se evidencian algunas dificultades: La primera de ellas es que es difícil hacer un diagnóstico en un recién nacido debido a que las características aún no son evidentes por la etapa de desarrollo en la que se encuentra. Adicionalmente estas características podrían disminuir a medida que la persona llega a la etapa de la adultez. Otra característica,  es que puede que el historial de exposición al alcohol por parte de la madre no esté disponible o que ella no lo haya comunicado durante los exámenes prenatales debido a la gran cantidad de prejuicios y estigmas sociales que hay frente a este tema. Por último, se evidencia una falta de conocimiento por parte de los profesionales para brindar un diagnóstico sobre el síndrome de alcoholismo fetal.

Dentro de los factores de riesgo se resaltan en primer lugar, las creencias sobre el consumo de alcohol. Por ejemplo: Frases coloquiales como “tómese un poquito que eso al bebé no le hace daño” son riesgosas, ya que aunque sea una poca cantidad de alcohol puede tener graves consecuencias para el desarrollo del bebé. El FAS también puede producirse por factores genéticos y por otros factores psicosociales como la pobreza y la falta de empleo.

Teniendo en cuenta lo anterior, se estima que no existe un solo tratamiento que sea eficaz para todos los niños ya que esta condición varía de un niño a otro. Sin embargo, es importante que los niños y niñas que padecen FAS puedan acceder a todos los servicios médicos, sociales, educativos y conductuales necesarios, siempre adaptados a las necesidades del mismo y su familia.

Para prevenir el FAS, es importante tener en cuenta que no hay una cantidad segura  o tipo de alcohol que pueda consumirse durante el embarazo que no tenga riesgo. Es por esto que la la American Academy of Pediatrics (AAP)  recomienda que las mujeres que están embarazadas o que están planeando quedar embarazadas, se abstengan de consumir toda clase de bebidas alcohólicas. También es importante que los profesionales en psicología o trabajo social realicen visitas domiciliarias especialmente a las madres que tienen mayor riesgo de consumir alcohol dentro de su entorno familiar cercano. Cuando el bebé nace, es importante estar en controles constantes hasta los 3 años de edad y es de gran relevancia que médicos y profesionales estén capacitados con respecto a la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de este síndrome.

Para ejemplificar de una mejor manera aquellas características y anormalidades que se presentan en los niños con síndrome de alcoholismo fetal, queremos compartir con ustedes un video que cuenta la historia de un niño que fue adoptado en Rusia y que nació con síndrome de alcoholismo fetal. A través de este vídeo es posible ver cuáles son las dificultades que se presentan a diario y cuales son los aspectos a mejorar en el tratamiento y el diagnóstico de esta condición.

 

Video:

https://www.youtube.com/watch?v=abOsJnXzKhU

Sabemos que así como Antón, existen muchos niños y niñas en nuestro país con síndrome de alcoholismo fetal y reconocemos que es importante mejorar en términos de la prevención y el tratamiento de esta condición. En Fundación Red somos conscientes del impacto que tiene el consumo de alcohol por parte de las madres en el desarrollo de los niños, niñas y adolescentes; por eso diariamente sumamos esfuerzos para prevenir, detectar y denunciar esta y otras formas de maltrato infantil que afectan gravemente la calidad de vida de los niños. Si quieres sumarte a esta iniciativa no dudes en contactarnos a través de nuestras redes sociales, nuestra página web o nuestros números telefónicos. En Fundación Red queremos niños sanos y felices.

Referencias:

https://www.javeriana.edu.co/ins-genetica/sindrome-de-alcohol-fetal-fas-

https://revista.fecolsog.org/index.php/rcog/article/view/64/64

https://scielo.conicyt.cl/pdf/rcp/v79s1/art08.pdf

https://www.bbc.com/mundo/noticias-49942030

https://www.who.int/bulletin/volumes/95/5/17-030517/es/

https://www.stanfordchildrens.org/es/topic/default?id=medicalgeneticsteratogens-90-P09580

https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/fasd/facts.html

Fuentes,J., Vidal,L. & Fuentes,J. (2009). Consumo de alcohol du durante el embarazo: múltiples efectos negativos en el feto. Revista Científica Médica, 12(2), 26-31.

Gerry, Consuelo. (2010) Nuevos programas de información y prevención en Europa para reducir los riesgos del consumo de alcohol durante el embarazo y la aparición del síndrome alcohólico fetal y efectos relacionados. Adicciones, 22 (2) 97-99.

González Maciel, Angélica & Reynoso Robles, Rafael. (2011) Guía para el diagnóstico de trastornos asociados a la exposición prenatal al alcohol, trastornos del feto alcoholizado. (FASD). Acta pediátrica de México, 32 (3), 180-182.

https://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1409-00152011000200006

Montoya Salas, Kattia. (2011). Síndrome alcohólico fetal. Medicina Legal de Costa Rica, 28(2), 51-55. Retrieved January 20, 2020, from http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1409-00152011000200006&lng=en&tlng=es.

https://www.healthychildren.org/Spanish/health-issues/conditions/chronic/Paginas/Fetal-Alcohol-Spectrum-Disorders.aspx

Comments are closed.