¿Por qué me abandonaron?


El maltrato infantil es un fenómeno que afecta a muchos niños y niñas del país. Hemos observado en nuestras publicaciones previas, que el maltrato físico es una de las formas más conocidas y estudiadas por diversas disciplinas como la medicina, psicología, sociología, entre otros. Sin embargo, existe una forma de maltrato que, aunque no sea tan evidente, de igual forma deja huellas que afectan a los niños y niñas. Se trata del abandono, el cual puede presentarse no solo a nivel físico, sino también a nivel emocional y con él se incluye el maltrato prenatal, una situación muy poco abordada pero muy dolorosa para quienes son víctimas de este hecho. Aprende con este blog ¿Por qué me abandonaron?

Abandono físico

En primera instancia, hablaremos del abandono físico. Arruabarrena y de Paúl en su texto “Maltrato a los niños en la familia. Evaluación y tratamiento” (1994, citado en Manso,2002), afirman que este podría comprenderse como aquellas situaciones en las que las necesidades físicas básicas del niño no son atendidas por un tiempo o de forma permanente por ningún miembro cercano al menor. Según el Instituto Colombiano De Bienestar Familiar, (ICBF), en el año 2017 se registraron 1.225 casos de abandono en el país (Ruiz, 2018).

A lo anterior se suman aportes de Arruabarrena, J. (1999 citado en Agresta, 2015) quien establece algunos indicadores que se evidencian en un niño que pueda verse afectado por el abandono físico. Por ejemplo, cuando el niño está hambriento, o tiene una vestimenta inadecuada de acuerdo con el clima, sumado a poca higiene corporal, la falta de vigilancia o supervisión durante horas, entre otros. Al identificar estas señales es importante tener en cuenta la edad en la que empiezan estas acciones, junto con su intensidad y duración.

En el contexto Colombiano, la Policía de Infancia y Adolescencia se ha puesto en la tarea de rescatar a los niños que se encuentran en esta situación y no encuentran más que hechos que generan una tristeza profunda y un deseo por ayudar a los niños y niñas que lo sufren. El comandante Luis Carlos Urrego manifiesta que:

“Hay niños que no tienen acceso ni a baños, ni a alimentación. Los hemos encontrado en condiciones deplorables de aseo. La constante, entre los padres y cuidadores, es dejarlos encerrados bajo llave, sin alimento durante un buen tiempo. Todos los caos tienen sus particularidades”. (Ruiz, 2018)
Estas situaciones generan mucha confusión, tristeza, rabia y miedo en los niños.

Abandono emocional

Otro tipo de abandono que existe es el abandono a nivel emocional, el cual muchas veces se confunde con el maltrato emocional. En relación con este último, cabe resaltar que esta es una de las formas de maltrato más difíciles de detectar, ya que puede camuflarse con facilidad. Arruabarrena & de Paúl (citado en Moreno, 2001) reconocen esta modalidad de maltrato como aquellas acciones realizadas por cualquier miembro de la familia hacia el niño, caracterizadas por una hostilidad verbal que puede presentarse en forma de insultos, desprecios, críticas, amenazas de abandono, entre otros.

Por su parte, el abandono emocional se presenta cuando hay una falta de interacción entre el niño y una figura adulta o en el momento en que se omiten o se ‘ignoran’ las expresiones emocionales y señales del niño como los llantos, la sonrisa, o el afecto que expresa hacia alguien. En este orden de ideas, se puede entender el abandono como la omisión de las conductas y el maltrato emocional como acciones, palabras, o frases que afectan emocionalmente al niño/a.

Maltrato prenatal

Otra de las formas de abandono y en la que es importante trabajar se relaciona con el maltrato prenatal. Según el Informe Quincenal Epidemiológico Nacional (IQEN), en el periodo 2012-2017, se registraron 6.091 gestantes víctimas de violencia en Colombia, donde más del 50 % de los casos se presenta en mujeres entre los 10 y 19 años. Casanare es el departamento donde más se presenta este tipo de maltrato (100-105.000) y las modalidades más comunes de violencia en gestantes es por violencia sexual (37%), negligencia y abandono (32.7%), violencia física (23,3%) y violencia psicológica.

Finalmente, se añade que la madre es el principal agresor del gestante, por negligencia o abandono (70.1%) y en otras modalidades es la pareja quien propicia el maltrato.

(Cortes,2018) Según Galicia, et. al (2013), este tipo de maltrato ocurre con frecuencia en los embarazos adolescentes, cuando las madres no cuentan con el apoyo de sus padres o de su pareja y por esto en algunos casos optan por infligir algún daño a sí mismas o al feto, llegando incluso a abortar. En este orden de ideas, el maltrato o violencia prenatal es “todo acto intencional o negligente, realizado de manera consciente o inconsciente, que afecte al embrión o feto en alguna etapa de su desarrollo, llevado a cabo por cualquier persona que intervenga en el embarazo” (León, Loredo, Trejo, López y García, 2007; Pérez y cols., 2008; Ramos y cols., 2009 citado en Galicia, et.al,2013).

Formas de maltrato prenatal

Algunas de las principales formas del maltrato prenatal son: No acudir a recibir una adecuada atención prenatal, tener adicción a sustancias nocivas y algunos aspectos del entorno como la violencia hacia la mujer o la insatisfacción conyugal. (León y cols., 2007; Pérez y cols., 2008, citado en Galicia, et.al, 2013). Estas acciones tienen consecuencias como prematuridad, muerte fetal, muerte perinatal, anorexia, retraso mental, bajo peso al nacer e infecciones. (Asling-Monemi, Naver y Persson, 2009; Kent, Laidlaw y Brockington, 1997; Núñez, Elizondo, Monge, Grios y Rojas, 2003; Ramos y cols., 2009 citado en Galicia, et, al.2013).

De acuerdo con León y cols. (2007 citado en Galicia, 2013), aunque la identificación de este problema es una tarea complicada por el temor, la vergüenza o la inseguridad que sienten las madres al tener un hijo, se estima que una de cada cuatro mujeres gestantes es maltratada en el mundo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esta violencia no siempre es ejercida por algún miembro de la familia sino que en muchas ocasiones es realizada por la propia madre, cuando realiza conductas que afectan el desarrollo del feto o decide interrumpir su embarazo.

Conclusión

Como podemos ver en los tres casos, el abandono es una realidad que debe hacerse visible para que cada vez sean menos los niños que crezcan en soledad, con vacíos, rencores, miedos y tristezas. No es justo que un niño que debe crecer lleno de amor y seguro,  termine viviendo una vida en la que diariamente se pregunte: ¿Por qué me abandonaron? ¿Por qué no me quieren? ¿Por qué veo niños que salen a jugar con sus padres y yo no tengo? ¿Hay algo malo en mí?

Los niños se merecen ser cuidados, protegidos, amados, reconocidos como seres valiosos, por eso en fundación Red trabajamos diariamente por ellos, para dejarles huellas de felicidad y no de dolor. Con este blog ¿Por qué me abandonaron? nos solidarizamos con las víctimas y queremos que se minimice esta forma de violencia.

¿Quieres unirte a esta causa? Visita nuestra página web y síguenos en nuestras redes sociales.

Referencias:
Agresta, C. (2015).Efectos del abandono temprano en la estructura psíquica. (Tesis de pregrado) Universidad de la república. Montevideo, Uruguay.
https://sifp.psico.edu.uy/sites/default/files/Trabajos%20finales/%20Archivos/tfg_camila_agresta.pdf
Cortes, N.(2018).Violencia en gestantes en Colombia: evidencias de la vigilancia en la violencia de género 2012-2017. Informe Quincenal Epidemiológico Nacional. (IQEN). Recuperado de: https://www.ins.gov.co/buscador-eventos/IQEN/IQEN%20vol%2023%202018%20num%207.pdf
Galicia,I.,Martínez, B.,Ordoñez, D.,& Rosales,H.(2013).Relación entre maltrato fetal, violencia y sintomatología depresiva durante el embarazo de mujeres adolescentes y adultas: Un estudio piloto. Psicología y Salud. 23,(1),83-95.Recuperado de: https://www.uv.mx/psicysalud/psicysalud-23-1/23-1/Iris%20X%C3%B3chitl%20Galicia%20Moyeda.pdf
Moreno Manso, J. (2002). Estudio sobre las variables que intervienen en el abandono físico o negligencia infantil. Anales de Psicología, 18 (1), 136-150.
Ruiz, Y. “Bogotá: ciudad donde más se abandonan menores de edad en el país.”. El Espectador. 18 de Febrero de 2018. https://www.elespectador.com/noticias/bogota/bogota-ciudad-donde-mas-se-abandonan-menores-de-edad-en-el-pais-articulo-739827

Comments are closed.