Un golpe que duele toda la vida


En nuestra anterior publicación, abordamos la importancia del maltrato infantil, teniendo en cuenta que este delito se ve con más frecuencia en la realidad de nuestro país y en formas cada vez más aterradoras. Hoy queremos compartir con ustedes algunos aspectos importantes sobre el maltrato físico, empezando por el hecho de que hay conductas cotidianas que se han normalizado en las familias, sin saber que son formas de violentar al menor y causar heridas que duran para toda la vida.

Para muchos de nosotros es natural que dentro de las conversaciones sobre nuestra infancia o sobre la forma en la que fuimos criados surjan frases como: “Cuando me portaba mal mi papá cogía y me daba con la chancleta, el cable o la correa…” “Mi mamá me pegaba y me decía que era por mi bien… ahora la entiendo y se lo agradezco.” “Yo aprendí las tablas de multiplicar a punta de reglazos o coscorrones.”.

En la vida adulta esas expresiones pueden causar gracia, pero seguramente a más de uno le hubiera gustado ser criado de una forma distinta. Probablemente te hubiera gustado que tu papá o tu mamá llegaran a casa y tú corrieras para abrazarlo y no para esconderte. Tal vez las tablas de multiplicar serían más sencillas de memorizar si te hubieran enseñado con amor y paciencia y no con reglazos y coscorrones.

Este tipo de situaciones son las formas más ‘simples’ de maltrato físico infantil, el cual ha sido y es una realidad de muchas familias a nivel mundial. Este último se entiende como aquellas agresiones físicas que recibe un niño por parte de sus padres, de otras personas con las que convive, de los compañeros sentimentales de sus padres, de los encargados de su custodia o de cualquier otra persona responsable del niño.

Algunas conductas que son consideradas maltrato físico según Cortés (1995, citado en Cantón y Cortés, 2012) son:

● Arrojar agua hirviendo.
● Quemar.
● Envenenar.
● Provocar asfixia o ahogamiento.
● Acuchillar o dar puñaladas.
● Golpear con objetos como palos, varas o correas.
● Abofetear.
● Arrojar objetos al menor.

Una vez mencionadas algunas conductas que hacen parte de este tipo de maltrato, cabe resaltar que según un estudio del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra los Niños en el 2006, la violencia física en los niños se presenta no solo en el hogar, sino que puede darse en otros espacios como la escuela, los sistemas de protección y la comunidad.

A lo anterior, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) añade que los niños y niñas más pequeños son los más vulnerables y que con mayor frecuencia son ellos quienes se ven en riesgo de sufrir actos violentos, malos tratos, abandono, entre otros. (ICBF, 2013).

Por otra parte, es importante agregar que el maltrato tiene un sin fin de consecuencias tanto físicas como psicológicas. Hoy queremos resaltar un dato que probablemente que tal vez puede ayudarnos a crear conciencia sobre el impacto del maltrato desde la niñez hasta la adultez.

De acuerdo con estudios neurocientíficos, los efectos de la violencia en el desarrollo del ser humano se transmiten a través de un circuito cerebral que hace parte de lo que se conoce como estrés (Mustard, 2002, citado en De Cero a Siempre, 2013). Este circuito se encuentra estrechamente relacionado con los procesos respiratorios y cardíacos, por lo cual, cuando se presenta una situación extremadamente estresante en la infancia, (como lo es el maltrato físico o cualquier acto violento) se incrementa la probabilidad de presentar estrés en la edad adulta, junto con problemas cardiovasculares, enfermedades pulmonares, cardíacas y hepáticas (Ibidem citado en De Cero a Siempre, 2013).

Además, afecta los procesos cognitivos, emocionales y del comportamiento de los niños y niñas, al tiempo que influye en las capacidades de concentración, memoria, regulación emocional y estabilidad afectiva de los mismos (Mustard, 2002, citado en De Cero a Siempre, 2013Ibidem).

Teniendo en cuenta estas consecuencias y los datos que nos presentan los estudios, es importante reconocer que si bien es un hecho que cada vez afecta a más niños y niñas, aún es un fenómeno oculto, cuyo impacto aún es desconocido en la sociedad, por razones como el miedo a denunciar, las dificultades para acceder al apoyo de las instituciones y la aceptación social de algunos comportamientos violentos (De cero a siempre, 2013).

A lo anterior, se añaden las amenazas que se reciben por parte de los agresores, la dependencia económica, la creencia de que la mejor forma de educar, corregir y fomentar la disciplina en los niños es a través de los golpes o de que “la ropa sucia se lava en casa”, por lo cual este tipo de problemas no se comentan y por tanto, la mejor solución que se aplica es guardar silencio esperando a que el maltrato no vuelva a suceder.

El problema es que, en esa espera, los casos aumentan, la forma de maltratar a los niños cada vez es más dolorosa y no tiene límite. La sociedad no puede esperar y mucho menos aceptar que la violencia hacia los niños llegue al punto de terminar con sus vidas. Es importante sensibilizarnos frente a esta realidad y reflexionar sobre nuestro papel como padres, cuidadores o maestros en la vida de los niños, pues en esa etapa de su vida necesitan desarrollarse en entornos seguros, rodeados de personas que les brinden apoyo, comprensión, atención y protección.

En Fundación Red luchamos diariamente para que cada vez sean menos los niños violentados y más los que crecen seguros y protegidos. ¿Te gustaría sumarte a nuestra iniciativa? Te invitamos a conocer sobre nuestros programas y proyectos a través de nuestra página web y nuestras redes sociales.

Referencias:
De cero a Siempre. (2013). Boletín N° 7: Violencias en la Primera Infancia En Colombia. Bogotá, Colombia. Recuperado de:http://www.deceroasiempre.gov.co/Prensa/CDocumentacionDocs/Bolet%C3%ADn%20No.%207%20Violencias%20en%20la%20primera%20infancia%20en%20Colombia.pdf
De Ossorno García, S., & Babarro, J., & Georgieva Kostova, E., & Toldos Romero, M. (2017). ANÁLISIS DEL MALTRATO FÍSICO EN LA FAMILIA Y SU INFLUENCIA EN VARIABLES DEL CONTEXTO EDUCATIVO. Interamerican Journal of Psychology, 51 (1), 9-19.
Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (2013). Caracterización del maltrato infantil en Colombia:Una aproximación en cifras. Bogotá, Colombia. Recuperado de:https://www.icbf.gov.co/sites/default/files/publicacion-37.pdf

 

Comments are closed.